miércoles, 3 de octubre de 2012

Rutina de cuidado facial (Noche)

Hoy voy a compartir con vosotras la rutina y los cuidados que le doy a mi piel antes de acostarme cada noche. 

Y esto es algo que poco a poco se ha ido convirtiendo en todo un ritual ya que cada noche le dedico un tiempo considerable a mimar y cuidar la piel de mi rostro.



Por lo general, los cuidados de noche suelen ser diferentes a los cuidados que le dedicamos a nuestra piel por las mañanas, más que nada porque tras un largo día de trabajo y ajetreo nuestra piel se ve afectada por diferentes agresiones externas que la deterioran y debilitan (polución, frío, calor, estrés, maquillaje, etc.).

Es por esto que cada noche me esmero en desmaquillar y limpiar mi rostro y en tratarlo con los productos adecuados a mi tipo de piel, para así mantenerla sana y cuidada.

La rutina que sigo a diario es muy sencilla: desmaquillar, limpiar y tratar. Son tres pasos básicos ya que es fundamental que nuestra piel esté completamente limpia y libre de impurezas para que las cremas y tratamientos que apliquemos después puedan actuar sobre ella con mayor efectividad.

Paso 1: El desmaquillado del rostro.

Este primer paso lo podríamos subdividir en dos: el desmaquillado de los ojos y el desmaquillado de la cara. En mi caso siempre, siempre utilizo un producto formulado específicamente para los ojos a la hora de desmaquillarlo ya que de esta forma consigo un cuidado respetuoso con ellos y acorde a sus necesidades. Lo mismo ocurre con la piel del rostro, siempre empleo un producto específico para ello.

1.1 El desmaquillado de los ojos: Mis ojos son muy sensibles y no todos los productos son aptos para mi ya que en seguida se me enrojecen y lloriquean. He probado multitud de desmaquillantes para ellos en diferentes formatos (de DeliplusLancôme, M·A·C, GarnierNivea...) y tras probar muchos mis favoritos son: los bifásicos de Sephora, Ives Rocher y Nivea (que utilizo para maquillajes recargados y sobre todo cuando llevo productos resistentes al agua) y el de la línea de uva de Garnier (que empleo cando apenas voy maquillada ya que es mucho más suave). Los alterno dependiendo de los productos que haya utilizado para maquillarme ya que si utilizo el de Sephora para todo termina por resecarme el párpado en exceso. Sin embargo el de Garnier es mucho más save y respetuoso con la fina piel del contorno de los ojos por lo que es perfecto para retirar maquillajes que no requieran de mayor intensidad.

1.2 El desmaquillado de la cara: En este paso hace poco que he introducido un nuevo producto que me ha sorprendido: el aceite desmaquillante. Anteriormente siempre utilizaba una leche limpiadora para este paso, en concreto la leche Tri-Mineral Complex de Vittesse que me encanta. Pero me animé a probar el aceite Perfect Oil de Shiseido (cuyo review podéis ver haciendo click en este enlace: Shiseido Cleansing Oil) y desde que lo descubrí se ha convertido en uno de mis básicos. Seguramente termine alternándolas o puede que pruebe algún producto nuevo, no obstante ahora mismo estoy encantada con el aceite de Shiseido ya que arrastra hasta la última gota de maquillaje.

Paso 2: La limpieza.

En este segundo paso me dedico a limpiar el rostro y liberarlo de las posibles impurezas que hayan podido quedar. Para ello empleo un jabón facial específico con el que consigo preparar la piel para recibir los tratamientos posteriores de forma más efectiva.

En estos momentos estoy utilizando el jabón facial Aqualabel Wash Ex de la línea morada de Shiseido que, a pesar de ser un jabón con propiedades anti-edad y que mi piel aun es jóven, me está yendo muy bien. Y os preguntaréis ¿por qué utiliza un jabón facial anti-edad si sólo tiene 25 años? Pues porque leí que ayuda a combatir las odiosas manchitas oscuras que nos salen en la piel y en mi intento por deshacerme de las pequeñas manchas que tengo en la parte superior de los pómulos me animé a probar con él. Lo cierto es que es muy suave y no reseca nada la piel, pero ya os hablaré de forma más extensa en un post dentro de unos días.

Una vez lavado el rostro con este jabón específico me paso un disco de algodón impregnado en el agua micelar Hydrabio de Bioderma para eliminar cualquier resto de maquillaje que haya podido quedar del paso anterior y además porque es un producto que estimula la piel y la refresca aportando una sensación muy agradable en la piel.

Paso 3: Tratamiento e hidratación.

Se que en este punto muchas utilizáis sérums y productos de tratamiento intensivo pero yo de momento no considero que lo necesite o al menos creo que con la loción de HadaLabo es suficiente para mi piel. Si, yo también he caído en la magia de esta fantástica loción nipona de ácido hialurónico. La aplico sobre la totalidad del rostro, incluyendo el cuello, y ejerzo ligeras presiones con las palmas de las manos a modo de masaje para ayudar a la absorción del producto.

A continuación aplico mi contorno de ojos habitual, que no es otro que All About Eyes de Clinique. Normalmente utilizaba el formato en gel de este producto pero la última vez que repuse este contorno en mi tocador me animé a probar la versión enriquecida que es algo más densa, pero igual de efectiva. (Hace tiempo le dediqué una reseña que podéis leer si tenéis curiosidad: Contorno de ojos de Clinique

Tras esto aplico la hidratante facial específica para mi piel (mixta-seca) en rostro y cuello. Una crema facial que me gusta mucho es la hidratante intensiva de The Body Shop de la que os hablé en este post: The Body Shop Intense Moisture. No obstante, tras sufrir una pequeña reacción alérgica producida por una crema de Lush, he estado utilizando durante todo el verano HydraZen de Lancôme con la que estoy encantada ya que he obtenido unos resultados increíbles (podéis leer mi experiencia con ella aquí: Hydra-Zen Neurocalm). Pero en estos momentos y de cara al frío del invierno he cambiado a un producto más potente: Moisture Surge Intense de Clinique cuya reseña podéis leer en este post que le dediqué hace unos días: Moisture Facial Cream Clinique


Tras todo este ritual de cremas y jabones no podría olvidar mi boca ya que siempre, lo último que hago antes de irme a dormir es cepillarme los dientes. Cepillado, seda e interproximales son los elementos que utilizo para mantener mi boca saludable y limpia. (Si os interesa podéis leer el post sobre higiene bucal que os escribí hace algunos meses: La correcta higiene bucal). 

Para finalizar me aplico un bálsamo labial, que en estos momentos utilizo uno de EOS con olor a frambuesas que me tiene enamorada y ya estaría lista para dormir, con la cara fresquita e hidratada, lo cual es una sensación de lo más agradable.


¿Cómo es vuestra rutina? ¿También los cambiáis de productos según las necesidades de vuestra piel?

8 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión es importante para mí, no dudes en comentar esta entrada y decirme lo que piensas sobre ella. ¡¡MUCHAS GRACIAS POR VISITAR MI BLOGG!! ^_________^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Reseñas de cosmética asiática:

 

©2011 PonTgirly | diseño Kiki Design Arts