jueves, 31 de enero de 2013

Descubriendo L'Occitane en Provence

Hace unos días estuve paseando por la calle Arenal de Madrid y me di cuenta de que habían abierto una tienda L'Occitane y puesto que hacía tiempo que quería probar alguno de sus productos me animé a entrar. La tienda estaba vacía por lo que pude consultar con la dependienta con total tranquilidad las dudas y preguntas que tenía sobre la marca y los productos. 

Me llamó mucho la atención el hecho de que la marca disponga de cultivos ecológicos en la Provenza francesa de los que obtienen la materia prima para desarrollar las fórmulas de sus productos en sus propios laboratorios de investigación (no testan en animales y no incluyen parebenos en sus fórmulas), además de plantaciones en Burkina Faso de donde obtienen el karité que utilizan en multitud de productos. Según me explico la dependienta de L'Occitane dan empleo a las mujeres de las localidades autóctonas y únicamente recogen el 50% de la producción de karité (el otro 50% se lo quedan las propias recolectoras), favoreciendo el comercio justo y el desarrollo de la economía local. No se si será cierto ya que muchas marcas afirman ejercer un "comercio justo" y en muchos casos no es verdad, pero en caso de serlo es algo muy favorable para esta marca francesa.

La chica que me atendió fue un encanto y, a parte de informarme sobre la marca, me aconsejó y asesoró de una forma excelente, además de dejarme escoger algunas muestras de productos para probar. Esto es lo que compré aquel día:


En primer lugar me decidí por una hidratante corporal elaborada a base de manteca de karité y miel batida. Este producto me conquistó por su delicado aroma y su suave textura en mousse. En un principio pensé que sería del estilo de las mantecas corporales de The Body Shop pero no tiene nada que ver, tiene una textura muy ligera algo más densa que una mousse normal, pero que se absorbe de forma muy rápida dejando un tacto sedoso en la piel además de hidratarla, nutrirla e impregnarla con un delicioso y sutil aroma a miel. Me gusta porque no deja sobre la piel una capa oleosa como hacen otros productos de este estilo.

Un 10% del producto es manteca de karité lo cual le proporciona un alto poder hidratante, regenerador y nutritivo y además ayuda a combatir el envejecimiento de la piel ya que es un potente regenerador celular natural.

Cuenta con 125ml. de producto y en cuanto al envase me parece muy bonito y práctico, es una especie de lata metálica muy liviana con tapadera de rosca y un diseño vintage que me encanta. Sencillo y elegante ante todo.




Por otro lado decidí hacerme con su famosísima crema de manos. Ya sabéis que mis manos padecen de una sequedad extrema y no sólo necesito productos que las hidraten sino que necesito que también las protejan y regeneren. En la tienda encontré una amplísima variedad de aromas entre los que elegir y la dependienta me dejó probar algunos que olían a almendras, a rosas, a mango...pero terminé decidiéndome por la fórmula original cuyo aroma es muy suave y sutil, nada empalagoso o llamativo. A pesar de que la textura de la crema es algo densa se extiende con facilidad absorbiéndose por completo en pocos minutos. No deja una película grasienta o aceitosa sobre la piel, lo cual es un punto a su favor digno de destacar, 

El envase de esta crema me tiene encandilada ya que es exactamente igual que el de las pinturas al óleo que utilizo para mis lienzos y me resulta de lo más original y entrañable la verdad. 




Esta crema cuenta en su formulación con un 20% de manteca de karité, un porcentaje bastante alto si la comparamos con otros productos similares del mercado. Escogí el formato de 30ml. porque me pareció perfecto para llevar en el bolso pero también disponen de un formato familiar de 150ml. Su precio fue de 6€.

Por último la dependienta me dejó escoger algunas muestras para probar otros productos y dudaba entre algún champú o tratamiento capilar o lo que finalmente elegí, que fueron algunos sobres de su hidratante facial Crème Radieuse, enriquecida con extractos de angélica biológica de la Drôme, y este bálsamo labial de karité que contiene 2g. de producto lo cual está muy bien ya que el packaging es el del producto original y además cunde muchísimo. 

Este bálsamo también contiene manteca de karité en su formulación y ayuda a regenerar los labios y protegerlos de estos "fríos glaciares" que nos acosan últimamente.


Mi experiencia en la tienda fue muy agradable por el trato y la atención que recibí, pude probar in situ multitud de productos y perfumes y lo cierto es que, tras haber probado las cositas que compré, sin duda volveré y probaré algún producto más.


¿Conocéis L'Occitane en Provence
¿Habéis probado alguno de sus productos?

5 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión es importante para mí, no dudes en comentar esta entrada y decirme lo que piensas sobre ella. ¡¡MUCHAS GRACIAS POR VISITAR MI BLOGG!! ^_________^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Reseñas de cosmética asiática:

 

©2011 PonTgirly | diseño Kiki Design Arts