domingo, 10 de febrero de 2013

Tabboule: Ensalada libanesa

Hoy Domingo de recetas en PonTgirly y en esta ocasión quiero compartir con vosotras un delicioso plato de mi segunda tierra. Se trata de una ensalada llamada Tabboule y cuyo ingrediente principal es el perejil

Como ya sabréis el mundo árabe es enorme, y su gastronomía varía dependiendo del país y la zona por eso es muy posible que encontréis multitud de variantes de esta ensalada pero hoy voy a enseñaros cómo la hacemos los libaneses.

Es un plato fácil y rápido de elaborar perfecto para acompañar cualquier comida. Sano, cero grasas, lleno de vitaminas y nutrientes y puesto que el perejil favorece a limpiar nuestros riñones hace de este plato un complemento ideal para una dieta Detox ya que además hay que añadirle las propiedades también limpiadoras del limón. Los ingredientes que necesitaréis son los siguientes:

- Un manojo (generoso) de perejil natural (no nos vale el que venden seco en botes).
- Tomate.
- Limón.
- Cebolla.
- Metta (una especie de pepinillos).
- Trigo Burgol (una variedad de trigo típico de la cocina árabe).
- Aceite de oliva y sal.

No os doy medidas porque esto depende un poco del gusto de cada uno, por ejemplo mi padre utiliza solo un tomate pero como a nosotros en casa nos gusta mucho solemos echarle dos. El metta igual, si os gusta mucho podéis echarle más cantidad y luego el aliño pues dependerá de si las ensaladas os gustan más o menos fuertes, yo por ejemplo echo sólo medio limón pero baba (mi padre) le echa uno entero. 


Los productos como el Metta o el Burgol los podéis encontrar en cualquier carnicería islámica, yo se los compro a mi carnicero de confianza porque ya nos conoce y nos trae productos libaneses, pero también podéis encontrarlos en las secciones de comida internacional de grandes superficies como Hipercor o Alcampo

El Metta (lo transcribo así porque realmente no tengo ni idea de cómo se puede escribir en castellano) es una variedad de pepino o pepinillo en vinagre de sabor muy suave y de un tamaño más grande que los pepinillos a los que estamos acostumbrados en España (si encontráis la marca Chtoura es libanesa).


Es muy, muy importante que no confundáis nunca el Burgol con el cus-cus, ya que al usar uno u otro las ensaladas no tienen nada que ver, varía tanto la textura como el sabor del plato. El Burgol es una variedad que se obtiene a partir del trigo Candeal, que es partido, precocido y secado dando lugar a esta riquísima variante. 

Bien pues empezamos a elaborar nuestro Tabboule. Comenzamos añadiendo un puñadito de Burgol en un cuenco, para que os hagáis una idea, cuando hago esta ensalada para dos personas suelo echar la cantidad equivalente a dos puñaditos del tamaño de mi mano. A continuación lo humedecemos con agua fría, y recalco humedecer, no meter en remojo, los granos de Burgol no deben estar flotando en agua simplemente humedecidos para que se ablanden y aumenten de tamaño. Lo que suelo hacer es meter mi mano debajo del grifo, la mojo y luego la voy colocando sobre el cuenco de manera que las gotas que caen de mi mano van humedeciendo el Burgol. Es un procedimiento un poco lento, lo se, pero así me aseguro de no pasarme con el agua.

Una vez veamos que están mojados de forma uniforme (en la foto que os enseño en primer lugar están ya humedecidos) tapamos el cuenco con un paño de cocina tal y como os muestro en la imágen de abajo y lo dejamos así durante 2 o 3 horas.



Mientras el Burgol está en reposo podemos ir picando el resto de los ingredientes. Los cortaremos en trozos muy, muy pequeños y en un orden concreto. Primero el tomate, ya que al echarlo (una vez transcurridas las horas de espera) directamente sobre los granos de Burgol del cuenco conseguiremos que su jugo impregne el trigo con su sabor. Es importante no remover aún los ingredientes. En segundo lugar cortaremos el Metta y la cebolla y los echaremos sobre el tomate. A continuación exprimiremos el limón y rociaremos con su zumo los ingredientes del cuenco. 

Por último picamos el perejil (insisto en que debe ser natural, no el que venden seco) muy menudito y lo añadimos. Para finalizar aliñamos con un chorrito de aceite de oliva y una pizca de sal. Es ahora cuando podemos removerlo todo y emplatar para servir nuestra ensalada.







Siempre podéis acompañar esta ensalada con algunas hojas de lechuga enteras y utilizarlas a modo de cuchara para comerla, así es como la solemos tomar pero también podéis presentarla directamente sobre las hojas de los cogollitos de lechuga en lugar de en el bol si queréis servirla a modo de tapita o aperitivo. Es cuestión de gustos y preferencias de cada uno ;)


Y esto es todo por hoy. Si os apetece sorprender a vuestros invitados con una ensalada o guarnición diferente o si simplemente os animáis a probar platos nuevos esta es una opción ideal, sana y sencilla. Espero que os haya gustado la receta y que os animéis a ponerla en práctica.


¿Os animáis a probar la cocina de Oriente Medio?

8 comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para mí, no dudes en comentar esta entrada y decirme lo que piensas sobre ella. ¡¡MUCHAS GRACIAS POR VISITAR MI BLOGG!! ^_________^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Reseñas de cosmética asiática:

 

©2011 PonTgirly | diseño Kiki Design Arts